{{ tournament_name }}
Previa
Directo
Alineaciones
Estadísticas
Crónica
Pizarra
Mapa de calor
Comparar jugadores
Pases
Posiciones medias
Estadísticas jugadores
Formación provisional

Minuto a Minuto

{{ event.minute_label }}
{{ event.text }}
{{ event.text }}
{{ event.minute_label }}
{{ event.minute_label }}
{{ event.text }}

Se arma polémica por firma de autógrafo de Haaland a árbitro tras partido de Champions

7 Abr. 2021 - 11:25 am
Por:
El noruego fue perseguido en el túnel que lleva a los vestuarios por el juez de línea rumano Octavian Sovre, que le reclamó un autógrafo, y que el goleador le acordó.
Halaand celebrando el gol ante Manchester City / Foto AFP
Halaand celebrando el gol ante Manchester City / Foto AFP

Erling Haaland, el delantero noruego del Borussia Dortmund, es un joven prodigio codiciado por los más grandes clubes europeos, pero ha sido un árbitro asistente el que ha obtenido su firma el martes al término del partido de ida de cuartos de final de Liga de Campeones entre Manchester City y la formación alemana (2-1).

 

 

Haaland (20 años), autor de una asistencia para su capitán Marco Reus, fue perseguido en el túnel que lleva a los vestuarios por el juez de línea rumano Octavian Sovre, que le reclamó un autógrafo, y que el goleador le acordó.

"Me lo han dicho, yo no lo vi. Tal vez es un fan de Haaland", reaccionó el entrenador de Manchester City, el español Pep Guardiola.

Octavian Sovre había oficiado con su compatriota, el cuarto árbitro Sebastian Coltescu, en un partido de la fase de grupos de Champions entre el París SG y el Basaksehir Estambul el 8 de diciembre, interrumpido por los jugadores.

El entrenador adjunto del club turco, el camerunés Pierre Achille Webo, se indignó por haber sido designado como "el negro" en rumano ("negru") por uno de los dos hombres.

Sebastian Coltescu fue sancionado por "comportamiento inapropiado" y suspendido hasta el final de la temporada por la UEFA. Octavian Sovre fue castigado más levemente, con una "reprimenda".

La justicia interna de la instancia no sancionó a los dos hombres por "conducta racista o discriminatoria" (artículo 14 de su reglamento), pero sobre el fundamento de su artículo 11, que fija "los principios generales de conducta" sobre el terreno y prohíbe por ejemplo las injurias. La UEFA ordenó también a los dos árbitros seguir "un programa educativo" antes de finales de junio.