El proyecto Lampard

8 Sep. 2020 - 11:57 am
Win

Frank James Lampard, ídolo y entrenador de los blues, debutó en el equipo azul de Londres el 19 de agosto de 2001 y se fue 2 de junio de 2014 con una carta emotiva dedicada al equipo de sus amores y su afición. Se fue para regresar.

Lampard retornaría el 4 de julio de 2019 pero ya no con el brazalete de capitán. Ya no se le vería en la cancha, ahora sería al borde. Al inicio de la temporada 2019/20, tomó las riendas de los blues como entrenador. Con el 8 a la espalda, ganó 13 títulos, incluida una Champions, jugó un total de 648 partidos y marcó 210 goles, que lo convirtieron en el goleador histórico del Chelsea. Sabe bien que es hacer historia con el león alado y el bastón de los Abades de Westminster en el pecho.

Frank decidió armar un proyecto, trabajarlo y creérselo que lo más importante. Empezó a buscar grandes promesas del fútbol mundial y los vistió de azul. El primero en llegar a Stamford Bridge fue el alemán Timo Werner. La joya alemana proveniente del Leipzig, llegó a la casa azul por una suma de 53 millones de euros, algo que parece poco para la calidad de jugador que es. Aún contando con jugadores como Abraham, Giroud o Batshuayi, Lampard buscó el desequilibrio, velocidad y peso ofensivo que le ofrece el alemán.

El que siguió los pasos de Timo, fue el marroquí Hakim Ziyech que se vistió de azul por 40 millones de euros. Ziyech se cansó de deslumbrar y hacer desastres- dentro de la cancha- en el Ajax. Lampard buscaba esa variante ofensiva que se acoplara a su 4-3-3, que jugara por derecha y sobre todo de buen pie. Hakim dijo, aquí estoy, pero Lampard ya lo había visto.

El timonel de los blues buscaba dos zagueros centrales que llegaron desde la Ligue 1, Francia. El primero fue el joven de 21 años, Malanga Sarr del Niza. Un jugador sin mucho protagonismo pero que ahora cuenta con la confianza de Frank para ser determinante. El otro central fue, quizás, la contratación más sorprendente, nada más y nada menos que Thiago Silva, uno de los mejores centrales del mundo. Constante, disciplinado y de carácter. Se ha sabido mantener en la elite del fútbol mundial cerca de 13 años jugando a un excelente nivel. Un jugador referente, de experiencia que va a ser una pieza clave para Lampard tanto en la cancha como en la interna del club.

Otro de los grandes fichajes para el proyecto de Lampard es Kai Havertz. El mediocampista de 21 años, llega del Bayer Leverkusen por una cifra de 80 millones de euros y firma por cinco temporadas su vínculo con el Chelsea. El zurdo, elegante y prometedor Kai, marcó 45 goles y 31 asistencias en 145 partidos en la Bundesliga. Lampard hizo posible el reencuentro de dos amigos, Werner y Havertz.

Una de las piezas más importantes de este Chelsea y que es fundamental para llevar a cabo el proyecto de Lampard es Marina Granovskaia, la mano derecha de Roman Abromovich, una de las mujeres más poderosas en el fútbol europeo y la que ha hecho posible la llegada de grandes jugadores. Marina Granovskaia es la directora general de los blues y ha fue la encargada de retener a Didier Drogba, buscar a José Mourinho, hacer la jugosa venta de Eden Hazard al Real Madrid y ahora, hacer posible el proyecto Lampard.

La idea de Frank Lampard es espectacular, Abramovich le cree y toda la afición azul también. Así como en el 2008, Lampard lo vuelve a decir, “! They Are All For You!, ¡Thanks!”.

Daniel Martínez
Daniel Martínez