Dientes de tiburón

6 Sep. 2021 - 15:50 pm
Federico Valverde y Luka Modric en Real Madrid/ AFP

Tener hijos te permite descubrir cosas nuevas prácticamente cada día. Muchas son inútiles, aunque no se borran de la cabeza. Se quedan flotando en la cabeza como los diálogos de “Amanece que no es poco” o “Los bingueros”. Hace unos, mi hija de cinco me despertó por la mañana porque había descubierto que le habían salido dos nuevos dientes en la parte inferior de la boca. Sin embargo, los dientes de leche también seguían allí, sin despegarse. Como los gemelos con María Dolores Pradera. 

 


Suscríbete aquí a Win Sports Online

FIFA lamentó la suspensión del Brasil vs. Argentina, investigará lo sucedido y tomará una decisión


Los incisivos inferiores, como si la cosa no fuera con ellos, sordos a las etapas del crecimiento, resistían estoicos. Mientras, los que estaban llamados a sucederles estaban allí. Alarmados, fuimos al dentista, que nos sacó del estado de histeria señalando que no era una situación anormal y nuestra hija no aullaría a la luna llena cada 29 días. Este fenómeno se llamada “dientes de tiburón”.

Los pasos para que todo siga su curso es mover con ímpetu estos dientes rebeldes que se niegan a abandonar la boca y, de este modo hacer hueco a los que esperan detrás. No hay sitio para todos. Sin embargo, estamos acostumbrados a pensar en el futuro en vez de centrarnos en el presente.

Con el nuevo Bernabéu cada vez más cerca (los planes pasan por su finalización antes de que acabe el 2022), el Real Madrid trabaja en formar una plantilla acorde con el nuevo estadio. El plan pasa por acumular varias estrellas de primer nivel. El primer paso ya se ha dado este verano con David Alaba, al que se pretende acompañar de otros nombres propios de primer nivel.

De este modo, hace apenas unos días cerraba el mercado de fichajes, aunque ya se habla de posibles fichajes para el verano de 2022. Kylian Mbappé y Erling Haaland compartiendo ataque con los Vinicius, Karim Benzema, Rodrygo, Eden Hazard y compañía. Paul Pogba como alternativa a coste cero para el centro del campo y poder compartir medular con su compatriota Eduardo Camavinga el uruguayo Fede Valverde, Toni Kroos o Casemiro.

Los dientes del futuro comienzan a asomar. Sin embargo, los de leche siguen ahí. Después de moverlos con insistencia durante el pasado verano, Marcelo, Isco Alarcón y Gareth Bale se aferraron como pudieron, aunque dirán adiós el próximo verano cuando acaben sus contratos y liberarán una importante masa salarial.

Durante este curso se insistirá en dejar clara su situación a Mariano Díaz, incapaz de moverse de su casa como esos ninis que no abandonan a sus padres y se resistió a disfrutar de minutos en otros equipos pese a las ofertas recibidas. También se tambaleará la situación de Dani Ceballos y Luka Jovic, llamados a tener un papel secundario. Hay que hacer hueco a lo que viene.

Ivan Vargas
Iván Vargas