James Rodríguez y Prison Break

31 Ago. 2020 - 09:23 am

Los buenos finales –que no los felices- son tremendamente complicados de lograr. Lo hizo García Márquez en “Cien años de soledad”. Y ya. Desde que nos despedimos de Macondo, no ha habido ningún punto y final que haya puesto de acuerdo a todo el mundo. En cualquier disciplina. Y si no, que se lo pregunten a los aficionados del FC Barcelona con la marcha de Lionel Messi. Lo que parecía la historia de amor más bonita jamás contada terminará con el ídolo de toda una generación culé reunido con Pep Guardiola en Mánchester. Es como que tu pareja te deje por tu padre. En el fútbol no hay guion, aunque muchas veces lo parece.

Con mucho menos ruido que el que está generando el argentino se marcha James Rodríguez del Real Madrid. Lo hará para jugar en Inglaterra a las órdenes de Carlo Ancelotti en el Everton. Después de haberle tenido a sus órdenes en el Real Madrid, y haberse convertido en su gran valedor en Múnich antes de ser destituido, el italiano volverá a acoger bajo su manto al colombiano.

Será en Liverpool, ciudad de lluvia y mucho más fea que una Múnich que James abandonó por el “frío” y donde ocupó su sitio Philippe Coutinho para levantar la Liga de Campeones. Su destino será ahora un equipo menor cuya aspiración es colarse en la primera mitad de la clasificación de la Premier League. Poco fuste para alguien en el que muchos veían un potencial Balón de Oro.

Fichaje estrella de Florentino Pérez en 2014 después de un rutilante Mundial, el centrocampista ha perdido su magia. Se ha convertido en una fotografía en blanco y negro. La historia de James Rodríguez en el Real Madrid puede resumirse en lo que fue la serie Prison Break. Después de una primera temporada sensacional en la que esperábamos con ansia el siguiente capítulo, llegó una segunda con mucho menos impacto. Conocíamos el argumento y los giros de guion se hicieron menos sorprendentes. La tercera fue aburrida y absolutamente monótona. La cuarta, prescindible. Nadie la prestó la más mínima atención. Diez años después, Prison Break volvió para una quinta y sexta temporadas. En el caso de James, la historia ya ha terminado.

Ivan Vargas
Iván Vargas