…Y Zidane encontró la tecla

25 Nov. 2019 - 10:15 am
Win

La vida cambia en un instante. El fútbol no es una excepción. Hace apenas un mes se sucedían las críticas al juego del Real Madrid y la derrota en Liga frente al Real Mallorca (1-0) dejaba en una situación tremendamente delicada a los blancos. Y más concretamente, a su técnico Zinedine Zidane. La figura de José Mourinho entrando por el hueco de la puerta y sonriendo como Jack Nicholson en El Resplandor se hacía cada vez más grande e incluso se llegó a apuntar que una derrota en Turquía ante el Galatasaray habría acelerado los acontecimientos.

No fue así. De hecho, el partido en Estambul supuso el punto de partida para un cambio sensible tanto en el juego como en la actitud de los futbolistas merengues. Entre el 22 de octubre y el 23 de noviembre (fecha en que se logró doblegar a la Real Sociedad), el Real Madrid ha sumado seis victorias y un empate en siete partidos. Los 19 goles a favor y uno en contra dejan bien a las claras que el rendimiento tanto ofensivo como defensivo ha mejorado más que notablemente.

En estas semanas Thibaut Courtois ha superado el récord de imbatibilidad de Keylor Navas con 535 minutos sin sacar el balón de su portería, Fede Valverde se ha consolidado en el once titular como motor de la medular y Rodrygo se ha destapado como una más que interesante opción de futuro y muchos incluso le comparan con Raúl. Además, José Mourinho ha encontrado un nuevo equipo al que entrenar.

Capeado ya el temporal que supuso la celebración de Gareth Bale con el resto de la selección galesa y esa bandera que ya es más conocida que la de la Unión Europea, el equipo ha cogido velocidad de crucero. Señalado por muchos simplemente como un motivador que se pierde cuando hay que encontrar soluciones tácticas, la calma y naturalidad con la que Zinedine Zidane ha afrontado los vaivenes de la temporada deja bien a las claras su talante como técnico. Su poso. Con nueve títulos desde que se convirtió en entrenador de la escuadra de Chamartín, algo tendrá el agua cuando la bendicen.

Ivan Vargas
Iván Vargas