La felicidad

18 Nov. 2019 - 07:55 am

Aún retumbaban en el Pascual Guerrero los gritos del gol de Duván Vergara el jueves anterior, el templo Sanfernandino ésta vez contaba con mucho más público, más almas empujaban la ilusión, más almas recorrían el camino que conduce a la felicidad.

El rival se paró bien y anuló por momentos a los dirigidos por el profe Guimarães, el partido a ratos no cumplía con las expectativas, pero había que jugarlo así, con el cuchillo entre los dientes, a cara de perro, cuidando hasta el más mínimo detalle, los primeros cuarenta y cinco minutos se fueron y con ellos un tufillo de preocupación, pues el camino no se veía claro.

Pero la felicidad se empezó a construir desde el entretiempo, Guimarães los tocó, les habló diferente y los jugadores le copiaron perfectamente el mensaje, los de rojo salieron a devorar a los de verde, el ímpetu y el deseo se recostaron sobre la portería norte, a la cancha Yesus por Pisano, y un minuto después el aviso más claro, remate en el palo; América lo buscaba, América ya lo merecía.

"Para mí sí, es un penal de esos de VAR"

De pronto Carlos Sierra ganó en los aires un balón increíble que recibió con picardía y controló con talento Duván Vergara; encaró a Johan Wallens y el árbitro pitó penal, para algunos sí, para otros no; casi 24 horas después aún no nos ponemos de acuerdo, para mí sí, es un penal de esos de VAR.

Al cobró Rangel, pero realmente el cobro fue de todo un pueblo, todo un ejercito rojo que quería ganar el clásico, que quería gritar de felicidad, que quería llegar el lunes a su sitio de estudio o trabajo con la frente en alto, la felicidad que da ganar un clásico es inigualable, deja una sensación de elixir y satisfacción únicas.

El partido se diluyó con una expulsión del rival, el control de América y la felicidad de un estadio que estalló tras cerrar con certeza y obtener la felicidad que iban a buscar.

La frase de cierre : “A mí me enseñaron a ganar clásicos, no hacerlo es fallarle a los hinchas, es el partido de ellos” Sebastián Abreú.

Interactúemos en Twitter @jorgepubliradio

Un abrazo y nos leemos en éste blog Toques y Pelotas.

Jorge Puerto Ladino
Jorge Puerto Ladino