Sí, pero no así

10 Oct. 2019 - 09:00 am

En un ambiente lúgubre y con muy poca expectativa algunos peregrinos se acercaban al Pascual Guerrero, parecía un partido de esos que se jugaban los lunes en la noche; incluso el rival calzaba perfectamente en ese recuerdo.

El entrenador se quiso disfrazar de estratega y de revolucionario, pero sus jugadores en la cancha no complementaron ese disfraz, el equipo no se encontró y por momentos se vio parado, irresoluto, sin argumentos, parecía que se hubieran encontrado en la Roosevelt para juntarse y jugar un partido.

El Unión Magdalena que demostró porqué está a punto de volver a la segunda división, entendió que con sus pocas armas podía aspirar a algo más que el punto que le dan de entrada, pero éstas no le dieron para tanto, un primer tiempo precario que por fortuna se acababa, y con esto la esperanza de ver alguito más en la segunda parte.

El gol llegó antes que los méritos y a través de un balón detenido, perfecto celestino de los equipos que no tienen juego, América ganaba, respiraba, pero el sabor que brindaba en la cancha era malo, no llenaba a nadie, el rival se quedó con diez hombres por expulsión de Cristian Subero y se suponía que con ello el juego mejoraría y la sensación sería otra.

Pero no, el equipo siguió perdido, incluso el visitante tuvo como empatar, no se encuentra la forma de este América y eso sigue generando dudas de cara a lo que viene.

Al minuto 94 América hizo otro gol producto del desespero rival, un resultado demasiado largo para lo mostrado en la cancha, América ganó, pero sigue en deuda, América ganó, pero no como lo debería hacer ante estos rivales, en conclusión se ganó, pero no es así como debe hacerlo, ganar sí, pero no así.

La frase de cierre : “Hoy me voy más preocupado que cuando he perdido, hoy el equipo me da unas señales muy confusas” Diego Osella.

Interactúemos en Twitter @jorgepubliradio

Un abrazo y nos leemos en éste blog Toques y Pelotas.

Jorge Puerto Ladino
Jorge Puerto Ladino