Temor

7 Oct. 2019 - 08:38 am

Dicen que el clásico es un partido aparte, y seguramente así es, pero el planificado y planteado por América en Palmaseca no fue así; desde la conformación de los convocados, la nómina inicial, la lectura del juego y principalmente por los cambios, el América de Cali mostró temor, se vio inferior, superado por el rival, pero en esa superioridad contribuyó mucho América, el Cali ganó bien, pero los rojos le hicieron más fáciles las cosas.

Deportivo Cali, como es costumbre presionó a la defensa roja, pero no encontraba opciones claras de gol, el partido era un juego de tíos contra sobrinos después de un asado dominguero, de pronto Carlos Sierra tomó un balón con mucha libertad, pateó y marcó un golazo, impensado y sin ningún mérito debido al trámite del juego, era el momento de soltar el temor, de asumir el rol de equipo ganador e imponer condiciones manejando los ritmos del partido, pero no fue así, el Cali respondió brevemente con un golazo de Tiro libre y se sabía que daría la vuelta al resultado, pues nunca renunció a buscarlo, siempre quiso ir adelante.

En los cambios se vio la diferencia, Pussineri lo leyó bien, y Guimarães no, como viene sucediendo con frecuencia, el Cali se puso arriba y América seguía con temor, tampoco el hecho de verse superado, ahora en el resultado tocó al equipo, se veían anulados en la cancha, el temor los invadía.

Pero el fútbol es muy caprichoso en una aislada jugada Edwin Velasco obtuvo un Tiro de esquina, y de ahí nuevamente Carlos Sierra recibió un balón que pasó libremente por toda la defensa del Cali, lo controló y remató, 2*2, no se sabía cómo, pero América estaba empatando un juego que no buscaba empatar.

Creía uno que ahí el temor se iría, y la ambición o la cordura aparecerían, pero no fue así, de nuevo mal administrados los cambios, los que entran no aportan y Carlos Sierra tiene una desafortunada acción que le permitió al Deportivo Cali obtener el tercer gol, y ganar justamente un clásico que siempre buscó, y que supo jugar gracias a su convicción y al temor de su rival.

América ya acabó su crédito, y ya no tiene más puestos para bajar entre los clasificados, quedó al filo de la navaja, y con un difícil calendario venidero.

La frase de cierre: “ Que te superen en la cancha, en el juego,pero no en la mente y con el nombre” Gustavo Costas

Interactúemos en Twitter @jorgepubliradio

Un abrazo y nos leemos en éste blog Toques y Pelotas.

Jorge Puerto Ladino
Jorge Puerto Ladino