El entrenamiento de la fuerza mental en el fútbol

2 Dic. 2019 - 20:39 pm
Win

A  lo  largo  de  los  múltiples  artículos  que  hemos  publicado,   se  han  abordado  múltiples  temáticas  relacionadas   con  la  psicología,  el  coaching   y  el  neuro  fútbol,   pero  siguiendo  con  la  misma   línea   queremos    profundizar   en   el   entrenamiento  de  la   fuerza   mental,  contemplando  aspectos  como   la  actitud,   confianza,  autocontrol,  concentración,  visualización,   competitividad  y  comunicación.    

Uno  de   los  pilares  de   la  fuerza  mental  es   la  actitud  del   jugador.   Muchos  teóricos del  fútbol   y  psicólogos  deportivos   afirman   que  la  mente  lo  es  todo  en  el  deportista  de  alto  nivel ,  y  que  el  cuerpo  es   simplemente    el   medio  o   el  instrumento   que  utiliza   para  correr   más   rápido   o   lanzar   mejor.   

A  la  hora  de  buscar   la  razón   para   ganar   los   partidos  de   fútbol,   se  debe   entrar   a  analizar   las  actitudes  y  aptitudes  de  los   futbolistas.   Y  aquí   aparece   la   figura   del    “Jugador   Perfecto”.   A  continuación  vamos  a  enumerar  los  porcentajes  en   cada   uno  de  los  aspectos   fundamentales   de   un  futbolista.   La  actitud  ganadora  posee  el  50%,  la  organización  defensiva  el  10%, la  organización   ofensiva   el  10%,   la  organización   en las  transiciones también    el   10%,   las   jugadas   ensayadas  (ejemplo   las  faltas  cometidas),  el  5%     y  el   otro  5%  hace  referencia  a  la  suerte ( como  puede  ser  la  actuación  arbitral).   

Dentro  del  ámbito  de  la  concentración:   dirección  e  intensidad   de  la  atención,   encontramos   las  tres  clases   de  jugadores.  El   primero  es  el   futbolista  que  hace  que  las  cosas   pasen.   Está  totalmente   concentrado,   es  creativo,  positivo,   intenso  pero   no  tenso,  trabaja  duro   y  define   el   juego.   El  segundo  es  el   jugador   que  mira   como  pasan  las   cosas.  No  está  totalmente   implicado,  pierde  y  recupera  la  concentración,  se  apaga   bajo  presión  y  comete  errores   de  concentración.    Y  el  tercero  es  el  que  se  pregunta  “Que  ha  pasado ?”.  Se caracteriza   por  la  falta  de  concentración,  nunca  está  dentro  del  partido,  se  siente  confundido  por  todo  lo  que   acontece    a  su  alrededor,  mira  el  balón   transitar   y  ve  como  el  juego  pasa  de  largo. 

Luego  de  analizar  el   jugador  que  se  posee   y   las  actitudes  y  aptitudes    con  las   que  cuenta,  es   trascendental   hacer  referencia   de   la  comunicación   con  el  objetivo  de  compartir  información  de  forma  eficaz.  Dentro  de  los  principios   para   tener  una  buena  comunicación  encontramos  los  siguiente.   Saber  y  emplear   el   nombre   de   la  otra  persona.  Aparte   de  ser  una  cortesía,  también  se  constituye  un  factor  relajante.  Es  importante  ponerse  de  cara  a  la  persona  con  la  que  se  esté  hablando  y   por  ende  propiciar   un  contacto visual.  También  destacamos  como  un  principio  de   comunicación,  repetir  los  mensajes  claves,  para  encontrar  diversas   alternativas.   Y  un  principio  enfocado   al   público  al   cual   nos  dirigimos,  es   el  saber  escuchar  con atención,  utilizando  un  adecuado  lenguaje   corporal.    

Todo  lo  que  describimos  anteriormente,   nos   conlleva   para  concluir  que   la   Fortaleza  Mental  es  una   actitud  ganadora.  Esta  fortaleza   mental  es  la  capacidad  de  un  jugador  para  ejecutar   físicamente   aquello  que  esta  mentalmente   decidido,  que  está   impuesto.  Estos  son  los  cuatro pasos  en  la  búsqueda  de  la   fortaleza  mental .  Desarrollar  una  identidad  fuerte.   Motivarse   y  mantener  la  motivación.  Establecer  una  ética  de  trabajo.  Desarrollar  el  autocontrol.   Aquí  dejamos  una  frase   del  legendario  boxeador   Muhammad   Ali  sobre   esta  temática  esbozada  anteriormente.   No  te  conformes  con   algo  que  no  sea    dar   lo   mejor  de  ti   mismo”.  

Juan.Moreno
Juan Fernando Moreno Jiménez