Falta de compromiso tricolor

19 Nov. 2020 - 17:15 pm
AFP

Sin ninguna  duda  que  siempre  que  juegue  la  Selección  Colombia dará  de  hablar  por  la  importancia  que  implica  para  una  determina sociedad  en  un  contexto  específico,  y  si  esto  ocurre  en  un  momento  de  crisis  como  atraviesa  el combinado nacional,  es  fundamental  expresarse  con  criticas  constructivas.   

Antes  de  ahondar lo  que  acontece  actualmente  con  el  cuerpo  técnico  liderado  por  Carlos  Queiroz  y  con  los  jugadores  que integran  el  equipo,  es oportuno  hablar  de  lo  que  ha  venido  desempeñando  la  Selección  Colombia   en  los  últimos  años.   Ante  todo,  para  mí  la  Selección  Colombia  nunca  ha  sido  potencia  en  el  fútbol  mundial,  aunque  ha  sido  evidente  que  hemos  tenido  generaciones  espontaneas.   Luego   de  la   eliminación  en  Francia  1998,  no  fue  fácil cerrar  el  ciclo dorado  orientado   por  Francisco  Maturana  y  Hernán  Darío “Bolillo”  Gómez,  al  punto  de quedar  eliminado  de  tres  Copas  del  Mundo  de  manera  consecutiva.  

Pero  para   Brasil  2014,  luego  de  haber  iniciado  con  4 puntos  de  12  posibles  con  Leonel Álvarez  en  la  dirección  técnica,  la  Federación  Colombiana  de  Fútbol  optó por  contratar  a   José  Néstor Pékerman.  Esto  fue  un  aire  fresco  para  el  mundo  de  la  selección  nacional,  que  no  tenía  un  técnico  extranjero  desde  la época  de  Carlos Salvador Bilardo entre 1980 y 1981.  Este  proyecto  fue potenciado  por  una  importante  base  de  futbolistas  que  lograron  plasmar  en  la  cancha  lo  pretendido por  el  estratega  argentino.  

Ya  situándonos  en  la actualidad   convulsionada   y  crítica,   está  claro  que  aquí  ocurrió  un  aspecto  extra  futbolístico  enfocado  en  la  relaciones  interpersonales.  Pero  aquí  el  punto  de  origen  de  esta problemática  esta  centrado  en  el  director  técnico  Carlos Queiroz.  De  entrada  la  nacionalidad  de  este  entrenador  ya  cambió  el  panorama  para  comenzar  este  nuevo proceso.   Durante  muchos  años   el  fútbol   colombiano  ha  tenido  un  estilo  de  juego  que  le  dio  la identidad  a  la  Selección Colombia  ante  el  mundo,  pero  Queiroz  implementó   su sistema  y  estrategia  trabajo   en  el  ámbito  europeo  y  con  la  Selección  de  Irán,  basado  más   en  la  optimización  física   y  en  las  transiciones  a  través  de  bloques  definidos  en  los  sectores  del  campo  de  juego.   Pero   las  diferencias  entre  jugadores  y  el  cuerpo  técnico  se  reflejó  en  los  dos  últimos  partidos  de  la  eliminatoria  mundialista  rumbo a  Qatar  2022.   Estos  resultados  fueron  la  consecuencia   de  la  pobre  imagen  que proyecta  el  combinado  nacional  desde  su  estructura  interna. 

Pero  esto  que  está  pasando  en  la  Selección  Colombia  no  es  nuevo.  Podemos  citar  dos  ejemplos   concretos.  Para  la  eliminatoria  a  Alemania  2006,  Francisco  Maturana  dirigía  a  la Selección  Colombia  por  cuarta  ocasión, en  cuatro  partidos, el  equipo nacional  hizo  1  punto,  evidenciando  una  crisis  profunda,  llevando  a  la  decisión  de  contratar  a  Reinaldo  Rueda.  A  pesar  de  realizar  una  buena  campaña  se  quedó  eliminado  con  24  pts en el sexto lugar,  1  menos  que  Uruguay.   Y  la  otra  situación caótica  que  queremos  recordar   fue  la  vivida  con  Jorge  Luis Pinto  en  la  Copa  América  de  2007  en Venezuela  quedando  eliminada en  la  fase de  grupos  tras  ser  goleada  por  Paraguay  5-0  y  con Argentina  4-2.   Y  posteriormente   vinieron  las  eliminatorias  a  Sudáfrica  2010.  Luego  de obtener  10  puntos  en  6  partidos  jugados,  se  presentaron  dos  derrotas   al  hilo  ante  Uruguay  en  Bogotá  0-1   y  frente  a  Chile  4-0  en  Santiago.  

Ante  la  probable  salida  de  Carlos  Queiroz  de  la  Selección  Colombia,  la  Federación  de  Fútbol  debe  tener en  cuenta  que  el  nuevo estratega  debe  tener  experiencia  en selecciones  nacionales  y  si  ha  sido  mundialista  mucho  mejor.  El conocimiento  de   la  idiosincrasia  de   nuestro  futbolista  y  también  tener  la  capacidad  y  el  liderazgo  para  gestionar  un  vestuario  heterogéneo.   Pero  para conseguir  el anhelado  objetivo de  ir  a  Qatar  2022,  los  jugadores necesariamente  tienen  que  estar  unidos,  comprometidos  y  con  la  capacidad  de  dejar  a  un  lado  las diferencias  personales    y  mostrar  el  talento individual  y  colectivo  que poseen

Juan.Moreno
Juan Fernando Moreno Jiménez
Tags relacionados