Selección Colombia

La importancia de tener un estilo de juego

21 Nov. 2019 - 23:05 pm
Win

Lo que parecía tener una buena percepción en los amistosos previos a la Copa América y en los 3 partidos de dicha competición, con el acontecer de los días y los siguientes juegos, se ha convertido en un simple espejismo que realmente no tiene una estructura de juego definida. Esto descrito anteriormente es lo que vive Carlos Queiroz con la Selección Colombiana de fútbol.

En el momento en que el combinado nacional de fútbol de nuestro país se clasificó al Mundial de Italia 1990, ahí se partió la historia de la Selección Colombia. Porque aparte de haber regresado a una cita mundialista después de 28 años, el gran logró fue el cambio de mentalidad y la incorporación de una filosofía basada en el buen toque de la pelota, guiado por Francisco Maturana.

Pero para tener una identidad de juego definida dentro del terreno de juego, lo primordial es contar con la materia prima, para desarrollar un modelo de juego que permita tener el óptimo funcionamiento. Pero es muy complicado pretender, que por el hecho de juntar de una manera intempestiva a jugadores con talento esto va a significar que se van a lograr los objetivos planteados desde una dirección técnica.

Lo que percibieron los medios de comunicación en general y los aficionados al fútbol, es que la Selección Colombia adiestrada por Carlos Queiroz, adolece de un plan de juego para construir fútbol colectivo en el medio campo y por ende desplegar un ataque con profundidad y con variables tácticas. Y palabras más, palabras menos, la generación concreta de fútbol ofensivo se obtiene con futbolistas que tengan la capacidad de tener una visión periférica de juego y de distribuir de pase gol a sus demás compañeros.

En el último partido amistoso jugado por la Selección Colombia frente a Perú el viernes 15 de noviembre en Miami, se evidenció que se requiere tener auténticos mediocampistas con funciones de marca y generación de juego. Y en este aspecto los jugadores que deben ocupar estas posiciones son Wilmar Barrios y Mateus Uribe. Y la estructura ofensiva , Queiroz debe recurrir a la memoria colectiva que posee este equipo. Y esta es brindada por Juan Guillermo Cuadrado, James Rodríguez y Juan Fernando Quintero. Y en cuanto a los delanteros, creo que no hay problemas en la convocatoria, el tema es escoger a los atacantes apropiados de acuerdo a la estructura táctica que agrupa a todos los jugadores dentro del terreno de juego.

El problema de Carlos Queiroz no es jugar con el esquema de 1-4-3-3, la clave es plasmar dicha planeación en una cohesión de juego estructurada, donde todos los jugadores puedan sentirse cómodos y aportarle colectivamente a la selección nacional. Porque el ser ofensivo o defensivo desde un plano teórico no es bueno ni malo. Lo que define la eficacia de una intención de juego es el contexto con el que se encuentra. Y en estos momentos me parece que la intención de juego de Queiroz no es acorde con las individualidades con las que cuenta.

Juan.Moreno
Juan Fernando Moreno Jiménez