Un vacío en el fútbol llamado COVID-19

26 Mar. 2020 - 11:50 am

Y un día todo se detuvo. Los estadios se quedaron vacíos, los balones permanecieron guardados y cada liga, poco a poco, fue apagando sus luces, emociones y sensaciones. ¿El show debe continuar? No, cuando la salud es prioridad.

Estamos jugando el partido más difícil de nuestra vida, nos enfrentamos a una pandemia que está perjudicando a miles de personas, alterando nuestras rutinas y reduciendo a un espacio encerrado nuestras vidas. Nos sentimos acorralados, pero debemos estar seguros que una buena defensa y un efectivo contragolpe serán fundamentales.

Este duelo intenso, que va más allá de 90 minutos, lo ganamos entre todos. Por supuesto, cada uno deberá poner lo mejor de su talento y optimismo, no sobrará un buen lavado de manos, protección de gel antibacterial y fortalecer al máximo el sistema inmunológico, para no lesionarnos a la primera zancadilla que nos ocasione este oscuro y silencioso adversario llamado COVID-19. 

"Este duelo intenso, que va más allá de 90 minutos, lo ganamos entre todos".

Para armonizar cada pieza y ser letales frente este rival, que ya ha vencido a más de 18 mil seres humanos, debemos seguir las instrucciones del cuerpo técnico (integrado por nuestros gobernantes), que, con un minucioso plan de trabajo, quiere que salgamos invencibles, una misión que requiere de compromiso, de obediencia y de solidaridad en la adversidad.

No será fácil, pero tampoco será imposible derrotarlo, simplemente hay que creer, como ese milagro de Estambul o la consagración de un modesto Leicester en la bendita Premier League. Seguro que, con esfuerzo, empatía y mucha fuerza de voluntad, nos veremos como el unísono 'viking clap' de Islandia en la Euro 2016.

Que los que fallecieron sean nuestro impulso para no flaquear, que los enfermos intensifiquen nuestra sed de triunfo y que tengamos de referente a cada personal de la salud que sigue al frente del cañón. Solo así volveremos a nuestra realidad, disfrutaremos nuevamente del fútbol y escucharemos nuestra palabra adorada: el grito de GOL.

Laura.Silva
Laura Silva Gómez