DIRECTO AL PUNTO

Cuando el fútbol se juega con el corazón

9 Jun. 2021 - 15:31 pm
Colombia celebrando el triunfo ante Perú / Foto AFP
Colombia celebrando el triunfo ante Perú / Foto AFP

Cinco minutos fueron suficientes para que el silencio aterrador de días pasados arropara las frías gradas del coloso del Sur. Argentina en un abrir y cerrar de ojos había hipnotizado el instante con dos goles que presagiaban la tormenta que se avecinaba.

Los pocos aficionados apostados en las gradas, después de esa soledad a la que fue sometido por causa de la peste que aún azota al mundo, se sumaron a ese silencio aterrador de días pasados. Era como un balde de agua fría que congelaba la esperanza.

La tropa de Messi había clavado dos banderillas con pronóstico reservado. La selección que siempre ha sido como el elixir que ayuda a disipar los estragos del tiempo, en estos días tan convulsionados e incomprensibles, volver a verlos en acción hace parte de ese diván que sirve de catarsis para continuar soñando. El fútbol tiene ese don, alivia las penas y pone a soñar.

Las dos dianas a deshoras eran la talanquera a esa rueda de salvación. Remar contra la corriente no era tarea fácil, pues el rival es de pergaminos, tiene oficio, tiene a la joya de la reina, y son expertos en manejar resultados.

Pero como dice el viejo adagio que los juegos se acaban cuando se terminan, el león dormido que habita en esa selección que saca lágrimas apareció también para que en un abrir y cerrar de ojos, cuando las esperanzas se desvanecían a merced del  tiempo cumplido, Cuadrado el genio escondido en la lámpara milagrosa colocara como con la mano una pelota que daba la sensación había ido al cielo para untarse de agua bendita y apareciera como un ángel salvador la figura de Borja para anotar el tan ansiado gol del empate.

Un debut magistral para el ariete de atributos con la red, y un gran triunfo, que ante la ausencia de recetas salidas del banco, se ganó con pinceladas que brotan del corazón.

Jose Deyongh Salzedo
Jose Deyongh Salzedo