James Rodríguez

5 Oct. 2020 - 22:04 pm
Win

Ya vivimos el ambiente de la Selección Colombia en Barranquilla a pesar que la interacción con ella sea de manera virtual. La mayoría de los jugadores llegan en buen nivel. Mientras Messi trata de volver a la normalidad y vivir otro ambiente con Argentina, mientras Suárez llega a Uruguay para respirar su aire y volver a sentirse en casa después de todo lo vivido, mientras Neymar regresa a Brasil para palear toda la polémica vivida por temas de racismo y por el cobro de más de treinta millones de euros del fisco español y mientras Vidal regresa a Chile después del mal momento de su salida del Barcelona, los nuestros llegan en buen momento.

Es apenas lógico que centremos la atención en James después de decidir retomar la conducción de su carrera deportiva en el Everton al lado de Carlo Ancelotti. Estamos viendo su mejor versión desde el Mundial de Brasil 2014 y de su primera campaña con el Real Madrid después de ir y venir en medio de la polémica con Zidane primero y con negación a seguir en el Bayern Múnich.

En Everton ya ha actuado en cinco partidos con tres goles y tres asistencias, pero más que eso, ha mostrado la alegría de jugar al fútbol bien jugado y de haberse encontrado con Ancelotti y con una persona como Yerry Mina que es portador de buenas energías.

James ahora se siente querido, protegido tal vez, y lo retribuye haciendo lo que siempre debiera hacer, jugar bien al fútbol.

Ahora, el caso del buen momento futbolístico no es sólo de él. Zapata y Muriel anotaron 36 goles (18 cada uno) con el sorprendente Atalanta. Pero más que los goles, el equipo italiano es una unión de voluntades para producir un fútbol lleno de alegría y picardía que gusta. Camino de eso va también el Everton con su fútbol entretenido. 

Cuadrado en el nivel acostumbrado y, ahora actuando al lado de Cristiano, es un jugador top. Falcao jugando, anotando y sin lesiones. La presencia de Cantillo y Campuzano titulares en dos de los más connotados equipos de Suramérica, Morelos en el Rangers haciendo goles y Wilmar ganándolo todo en Zenit y convertido en ídolo de la hinchada de San Petersburgo, son apuestas de Queiroz para darle forma a una Colombia que, mostrará cambios con sólo mirar la lista de convocados y con la caída de los que no pudieron llegar.

Sólo me he referido a los nombrados, pero casi todos vienen en buen nivel. Como hacía mucho tiempo no ocurría…

Hugo Illera
Hugo Illera