PELOTAS Y LETRAS

Junior, Don Fuad y Cruz Real

12 Ene. 2022 - 13:09 pm
Juan Cruz Real, entrenador de Junior / Foto VizzorImage
Juan Cruz Real, entrenador de Junior / Foto VizzorImage

De la protesta por la salida de Reyes, al anunciado saboteo por la llegada de Cruz Real, a la llegada de los nuevos jugadores. Así pasó el Junior de Barranquilla de diciembre a enero. Los nombres de los nuevos jugadores voltearon la escena. El regreso de Borja, la contratación de Uribe, Giraldo, Cabrera, Albornoz y Arias, a falta del anuncio de Castrillón, cambió el panorama de descontento.  

El generoso bolsillo de los señores Char fue produciendo noticias a través de los nombres de los contratados y el Juniorismo comenzó a avizorar otra buena campaña con nómina bien conformada.

Nómina que es del Junior de Barranquilla que no es el PSG, ni de los Galácticos, ni del equipo de ensueño, como han comenzado a llamarlo allende las fronteras del caribe. Ese cuento hay que desmontarlo de salida. 

El equipo, con semejante nómina que ha comenzado a montar y a dirigir Cruz Real es el Junior y, con toda esa inversión, debe saber que no se puede apostar a nada diferente que no sea ganar la Liga, la Copa, y la Suramericana. 

Es que las inversiones en dinero deben ir acompañadas de resultados ganadores. Le envié un mensaje a Cruz Real y le dije que, si a él le va bien, al equipo le irá bien y a los dueños y a la hinchada también. 

No creo que Don Fuad Char se sentó con Cruz Real a complacerlo con los jugadores que necesitaba y a decirle que le bastaba con clasificar en el Grupo de los 8. No, este Junior 2022 debe volar alto, pero con recompensas que no son otras que ganar estrellas, títulos, campeonatos.

Es que el pesado piano que siempre carga Fuad en la espalda, cada vez que se planifica un año en Junior, pasa ahora a Cruz Real. No se han escatimado ni nombres, ni inversiones, ni los maravillosos salarios que paga Junior y, en contra prestación a eso, no se puede esperar menos que ganar cosas. Que aumentar el número de trofeos ganados en la estantería del club y más, después que el mismo dueño del equipo declaró que el argentino sabe más del Junior y del Barranquilla FC que todos nosotros. Incluyéndose él. Ojalá que, con esas declaraciones parecidas a las de entonces, la historia de Alexis García no se repita. 

En el mensaje que le envié a Cruz Real, antes del cambio de año, le agregué lo que siempre le digo a quien viene a dirigir al equipo: que pidiera lo que necesitara. Que no se abstuviera en su idea de traer a Songo o a Borondongo.

Aunque sé que Fuad lleva la voz cantante y sonante en las contrataciones no es menos cierto que el técnico debe opinar porque, cuando no se dan resultados, el primero que se va es él. Y cuando un técnico se va lo primero que extraña es el contrato de su vida que siempre firman los que aquí vienen. Y les garantizo que con Cruz Real ha pasado exactamente igual.

Nada de carretas, ni distracciones, el equipo se llama Junior, su técnico Cruz Real y, después de la súper generosa inversión, lo único que se espera es ganar campeonatos. Lo demás es tocuen…

Hugo Illera
Hugo Illera