Murió el “Caimán” Sánchez, dejen que rija el silencio

17 Ene. 2020 - 09:44 am

El “Caimán” Sánchez, el mítico arquero colombiano que le mostró al mundo que Colombia era tierra de buenos porteros, murió en Bogotá la tarde de este jueves a los 93 años edad. El “Caimán” nació en Barranquilla el 27 de febrero de 1926 e integró una familia de excelsos deportistas como su hermano “Patón” Sánchez que practicó el fútbol, el béisbol y el atletismo. Con vasta historia como jugador y como técnico en el fútbol profesional colombiano, en el fútbol argentino, en el mexicano y en los seleccionados colombianos, Efraín fue el arquero del equipo que representó a nuestro país en el mundial de Chile 1962. Debutó en el fútbol profesional con San Lorenzo de Almagro el 5 de abril de 1948 (victoria 5x2 sobre Gimnasia y Esgrima de la Plata) y en el fútbol colombiano en el América de Cali en 1949 y se despidió en el Junior de Barranquilla siendo arquero y después el técnico en 1966. Después lo volvió dirigir en 1971 y en 1986. Además del San Lorenzo argentino, el “Caimán” jugó con el Atlas de Guadalajara mexicano en 1958.

En el fútbol profesional colombiano ganó dos títulos con el Deportivo Independiente Medellín (1955 y 1957) y uno con Millonarios (1964) en el que fungió como jugador y técnico.

Como técnico de la Selección Colombia disputó la final de la Copa América con Perú en un tercer partido que no estaba programado en Caracas en el que se perdió 1x0 con gol del “Cholo” Sotil. Por año, esta hazaña, más el empate 4x4 con la Unión Soviética en Arica, fueron las dos grandes hazañas del fútbol nuestro y, en ambas, estuvo presente este gran hombre del fútbol y de la vida.

Efraín fue un buen hombre, de talante como los de antes, incursionó ocasionalmente en la política, pero su vida estuvo ligada sin descansar al fútbol que fue la gran obra de su permanencia en este mundo a más de haber fundado una hermosa familia con la que estuvo viajando por razones de su actividad profesional hasta cuando se afincó en Bogotá, ciudad que ahora lo devuelve al seno del Buen Dios.

La última vez que lo vi fue en el set del programa Kick Off del Canal Win Sports. Ese día, después de una extensa y entretenida entrevista y luego que hubiera terminado y se hubiera marchado todos hablamos de su lucidez a pesar que notamos que había perdido un poco la audición pues debimos hablarle un poco alto al notar que volteaba su cabeza para escuchar mejor. Respondió todas las preguntas con exactitud, con anécdotas, con fechas, con recuerdos evidentemente frescos en su memoria.

Volvimos a saber de él cuando el Papa Francisco vino a Colombia y él pidió que le permitieran verlo puesto que el Santo Padre es hincha del San Lorenzo de Almagro, el equipo argentino donde tapó el “Caimán”. Fue la última vez.

Colombia ha perdido no sólo al primer gran arquero de nuestro fútbol sino a un ser humano excepcional, como pocos. Y el mito no nace hoy, el “Caimán” Sánchez lo fue desde la primera vez que defendió una portería. Que no lo vamos a comparar. El “Caimán” fue único.

Y mientras el “Caimán” Sánchez vuela a ese espacio insondable al que llamamos cielo, dejemos que rija el silencio…

Hugo Illera
Hugo Illera