{{ tournament_name }}
Previa
Directo
Alineaciones
Estadísticas
Crónica
Pizarra
Mapa de calor
Comparar jugadores
Pases
Posiciones medias
Estadísticas jugadores
Formación provisional

Minuto a Minuto

{{ event.minute_label }}
{{ event.text }}
{{ event.text }}
{{ event.minute_label }}
{{ event.minute_label }}
{{ event.text }}

Tour de L’Avenir 1980 | No pensamos ganarlo, fue algo increíble hacerlo: Raúl Mesa

21 Sep. 2020 - 16:35 pm
El ex entrenador de Alfonso Flórez, primer ciclista colombiano que ganó la carrera, habló con Win Sports del épico momento y sus anécdotas.
Tour de L’Avenir 1980 | No pensamos ganarlo, fue algo increíble hacerlo: Raúl Mesa
Play
Tour de L’Avenir 1980 | No pensamos ganarlo, fue algo increíble hacerlo: Raúl Mesa

Raúl Mesa, ex entrenador de Alfonso Flórez, primer ciclista colombiano que ganó el Tour de L’Avenir en 1980, habló con Win Sports del momento histórico para los pedalistas del país, instante en el que se comenzó a abrir la senda de protagonismo de Colombia en las carreras internacionales.
 

Estas fueron sus declaraciones:

Tour de L’Avenir 1980: Hablé con Oscar Gómez Domínguez, presidente de Postobón en su momento, para el tema del presupuesto del viaje para participar en el Tour y él nos ayudó.  Yo pensaba en Alfonso y las posibilidades de él en el Tour, pero en nuestro pensamiento estaba hacer una gran actuación para que nos volvieran a invitar, no pensábamos tanto en ganarle a un campeón olímpico.

Anécdotas: Salimos y a los 10 kilómetros se me varó el carro, pero llegó el carro mecánico y nos desvaró. Llegamos faltando 10 km para la meta y ahí escuchamos que había una fuga, el lote iba duro y era tanto la alegría que me hice en un rincón a llorar mientras sonaba el himno nacional.

Alfonso estaba muy inseguro, nos dimos cuenta que había llegado mucho periodista y el ciclista me asustaba porque yo lo veía muy preocupado. Él esa noche no durmió, a las 4 de la mañana se le dio una pastilla para que durmiera.

Celebración: De la premiación me acuerdo que se repartió entre los corredores, generó demasiado, en el aeropuerto había mucha gente, directivos esperándonos y fuimos directo al Presidencia. En la noche la recepción fue en el Hotel Tequendama, había muchísima gente, fue muy bonito todo. El recibimiento de Bogotá nadie lo esperaba, así vimos la magnitud de lo que habíamos hecho.