La sinfónica de Bérgamo

29 Jul. 2020 - 15:49 pm
Win

El equipo modesto que se hizo grande.

Atalanta Bergamasca Calcio, equipo de Bérgamo, una ciudad al norte de Italia de la región de Lombardía con menos de 123 mil habitantes.

Una Scuadra fiel a su pueblo, a su gente, a su historia y a su esencia. En 113 años de historia no se han podido hacer con un Scudetto, es el equipo que más veces ha jugado en la primera división del fútbol italiano sin conseguir un título.

En la temporada 2016/17 llegó una nueva filosofía y un nuevo resurgir del club de la mano de Gian Piero Gasperini. El inicio no fue fácil, perdió 4 de los primeros 5 partidos pero luego una seguidilla de 9 partidos sin perder lo trepó a los primeros lugares de la tabla de posiciones y con esto consiguieron clasificar a la Europa League. El equipo de Bérgamo conseguía un lugar en una competición europea luego de 26 años de ausencia. Comenzaba una nueva historia para La Dea (La Diosa) –como es apodado el Atalanta por la heroína de la mitología griega-.

El impulsar la cantera, la fidelidad al 3-5-2 en ataque y 5-3-2 en defensa además de la perseverancia en el proyecto han sido las claves del éxito del pequeño gigante, el Nerazurro.

La sinfónica de Bérgamo es el equipo sensación de Europa en este momento, así como alguna vez lo fue el Villarreal del ingeniero Pellegrini y compañía.

Como en aquel Villarreal, la revolución llegó de la mano del entrenador. En la primera temporada lograron clasificarse a la Liga de Campeones por primera vez en su historia. Pero esa no iba a ser la hazaña.

Un año después, y ante todo pronóstico, llegaron a la semifinal del torneo de clubes más importante del mundo. Un penal que le atajaron en el descuento del partido de vuelta a Juan Román Riquelme le quitaba el gran sueño al Submarino Amarillo y a su pequeña ciudad de 50 mil habitantes. El equipo del Madrigal llegó a ser el mejor equipo del mundo, todo un hito para los dirigidos por el ingeniero.

Así como ese Villarreal que pasó a la historia y se hizo un nombre en el fútbol internacional; ahora con la actualidad del Atalanta, había un referente, un mágico, un irreverente con el balón, Juan Román Riquelme, el último 10; ahora el irreverente que deslumbra con su fútbol es Alejandro El Papu Gómez, un distinto.

Un 9, un killer que jugaba con la 5 pero hacia goles impresiantemente. Llegó a ganar el Pichichi de la Liga Española y a compartir la bota de oro en Europa con Thierry Henry; el ídolo, Diego Forlán. Ahora en el Atalanta un goleador de raza, con olfato y hambre de gol, potencia, velocidad, ágil e inteligente; el Toro Duvan Zapata.

Y por supuesto, los directores de la orquesta, los que llevaban la batuta de la sinfónica y hacen que sus equipos interpretaran esa melodiosa táctica que deja anonadados y eufóricos a los amantes del fútbol exquisito, del fútbol de arma blanca. Gian Piero Gasperini y el ingeniero Manuel Pellegrini, dos sabios, dos maestros que derrochan táctica.

Las cenicientas de Europa que primaron la táctica por encima de técnica.

Daniel Martínez
Daniel Martínez