Colombia en Copa Davis: cuando perder sí es ganar un poco

29 Nov. 2021 - 16:11 pm
Colombia quedó eliminada de la Copa Davis tras perder frente a Italia y derrotar a los Estados Unidos
Colombia quedó eliminada de la Copa Davis tras perder frente a Italia y derrotar a los Estados Unidos

Nos hemos acostumbrado a ser triunfalistas en casi cualquier faceta de la vida y en los deportes no somos ajenos a ello. Veneramos disciplinas como el fútbol, donde a nivel de selecciones no hemos ganado casi nada y por otro lado, no le damos la relevancia justa a otros deportes como el ciclismo o el patinaje, entre otros.

En cuanto al tenis, no tenemos una enorme tradición y esto se debe a varios factores como: ser un deporte costoso para practicar de manera profesional, la falta de inversión y apoyo (aunque Colsanitas ha aportado mucho en esta causa), no tener torneos importantes que se disputen en nuestro país durante el calendario ATP y solo tener un torneo de la WTA de categoría 250, la falta de referentes locales, entre otros.

La reciente actuación del equipo colombiano en Copa Davis fue la crónica de una muerte anunciada: quedar en el grupo con Estados Unidos e Italia, nos hizo pensar que poco se podía hacer en el torneo y así ocurrió. 

Colombia salió sin nada que perder y vimos actuaciones destacadas de Nicolás Mejía, quien a pesar de perder los dos partidos, se vio en un nivel altísimo siendo capaz de jugarle de igual a igual tanto a Lorenzo Sonego como a Francis Tiafoe, jugadores de mejor ranking, con más experiencia y recorrido. Podrán decir: “jugaron como nunca y perdieron como siempre”. Si somos superficiales nos podemos quedar con esa afirmación, pero el concepto va más allá. 

Por otra parte, Daniel Galán ya era un viejo conocido y sorprende que no tenga un mejor ranking porque exhibe un juego muy completo y debería replantear algunas cosas para evolucionar en su regularidad. El primer partido lo perdió frente a Sinner de manera contundente y le ganó un partidazo en tres sets a John Isner. De Juan Sebastián Cabal y Robert Farah no pienso profundizar porque son nuestra insignia y cumplieron de manera brillante cuando les tocó actuar.

Si bien quedamos eliminados, no quiero crucificar a los nuestros porque sabíamos que eso podía pasar. Jugamos contra potencias que nos llevan años luz en historia e infraestructura; tampoco voy a caer en el triunfalismo de que ganamos dos partidos y que por eso debamos hacer fiesta. Me quedo con cambios positivos como el tener un equipo unido, que no llevó jugadores al borde del retiro como ocurrió en otros momentos y que deambulaban por la cancha, el competir de manera digna sin tener las mismas herramientas con respecto a los rivales y ver que se puede armar un equipo capaz de disputar de igual a igual frente a equipos de mayor jerarquía. 

Se perdió la serie frente a Italia compitiendo de gran forma y se ganó ante los Estados Unidos. Esas son “pequeñas victorias” que no dan para sacar el carro de los bomberos, pero que nos dejan una satisfacción de cara a lo que viene y recordemos que las grandes gestas no se logran de la noche a la mañana. Felicidades.

Feliz semana. 

 

@DanielMondra95
Daniel Mondragón