Superioridad

16 Feb. 2020 - 12:09 pm

La última vez que América jugó un sábado en la tarde en el Pascual Guerrero se escribió una página imborrable en la historia escarlata, el sábado volvió después de ese día a tener a su público ahí, era la tarde del cumpleaños del primer amor, los 93 años de una historia real, llena de alegrías, emociones, lágrimas y sufrimiento; una historia única.

Al frente el Deportivo Independiente Medellín, un equipo que mostró poco, pero el principal motivo de ello, fue el buen juego de América, que fue superior durante todo el partido; no sintió el equipo de Guimarães las ausencias de dos de sus piezas claves, Michael Rangel y Rafael Carrascal. El equipo apeló de nuevo al exitoso libreto del 2019, ordenado y muy efectivo, equipo serio que genera tranquilidad.

La pelota no quiso entrar en los primeros 45 minutos, los goles estaban guardados para el complemento y los encargados fueron dos tipos que hace rato merecían ese grito sagrado; Yesus Cabrera y Juan Pablo Segovia. La vida les debía esas alegrías y se las pagó con creces, el primero logró a través de la perseverancia abrir el marcador y el segundo a través de la calma y de la experticia sentenció la superioridad que América tuvo siempre poniendo el 2*0.

La gente se fue feliz a casa, la fiesta fue completa, todo salió bien, no hubo nada que lamentar, se ratificó que hay un arquero serio y que permite estar tranquilo, volvió el “capi”, las ausencias no se sintieron, Duván en lo suyo, Yesus siendo complemento y utilitario siempre, Matías Pisano brillando y Adrián Ramos luchando y adaptándose, ya todos sabemos lo que puede dar, hay que esperarlo hasta donde sea necesario. Triunfo que permite pensar chévere, que permite soñar, triunfo de esos que te hacen sacar pecho.

La frase de cierre: “Cada día estamos haciendo las cosas mejor y cada uno de los que juegan están interpretando muy bien su rol” Alexandre Guimarães

Hablemos de fútbol en Twitter @jorgepubliradio.

Un abrazo fuerte para TODOS.

Jorge Puerto Ladino
Jorge Puerto Ladino