Pelotas y Letras | Messi

26 Ago. 2020 - 09:58 am
Pelotas y Letras | Messi
Pelotas y Letras | Messi

Todo lo actuado en los últimos tiempos, por Bartomeu en el Barcelona, ha sido terrible para Messi y el plantel. El sólo nombramiento de un hombre como Setién fue un insulto. Ahora trajo a Koeman para que haga lo que él, como presidente, no ha tenido la testosterona suficiente. Como decirle a un grupo de jugadores que no seguirían en el club porque son amigos de Messi. Cosas que hay que tocarlas en la intimidad, no por teléfono, ni por redes como hizo el nuevo entrenador.  No creo que Guardiola, Mourinho, Klopp o Ancelotti estuvieran procediendo igual. Lo patético es que Koeman les ha dicho a Suárez y a Vidal que “no cuento con ustedes” cuando hace mucho la prensa publicó declaraciones de Bartomeu hablando de la salida de ellos y otros, mucho antes que el holandés fuera anunciado como técnico. O sea que se está responsabilizando de una decisión que no es de él.

Hace un poco más de un año, aquí mismo, dije que todo lo que hacía Bartomeu terminaría aburriendo a Messi y pasó.  Ahora la radio española le da con todo a Messi porque no les dijo a ellos que se iba sino, que una empresa argentina como TyC, dio la chiva.  El tema no quién lo dijo primero, sino que la noticia es real.

Por más grandes y brillantes jugadores que haya, la gallinita de los huevos de oro es Messi. Los sponsors, el mercadeo, la venta de camisetas, el alto número de socios, los abonos y la boletería, los tours semanales que llegan de todas partes del mundo para ver al Barcelona y a Messi, la visita guiada al Camp Nou, al museo. Todo, tiene como vedette a Messi. 

Que le han pagado millones, sí. Pero, él les ha devuelto millones y títulos desde el trofeo más humilde al más importante. Al perro gordito lo dejaron llenarse de pulgas, que mandaba, que en el Barza no se movía nada sin que Messi lo aprobara, que ponía y vetaba técnicos y jugadores. A tanto llegó Bartomeu que montó una bodega con gente pagada con dineros del club para mal hablar de Messi y la plantilla filtrando noticias falsas para desprestigiarlos. Inentendible, por no decirle estúpida a la idea.

“Cuando el Barcelona ganó todo, los que mandaban eran ellos. Ahora que no han podido el que manda es Messi”

Cuando el Barcelona ganó todo, los que mandaban eran ellos. Ahora que no han podido el que manda es Messi.

Cuando llegaron los jugadores les tiraron alfombra roja, ahora los sacan por la puerta de atrás, sin un cara a cara, sin mirarse a los ojos, sin dar una mano de despedida. Suárez y Vidal merecen un hasta luego de altura como de altura fue su llegada. Suárez (198 goles en el Barza) y Vidal tienen historias brillantes en el fútbol, por eso llegaron al Barcelona.

Piqué y Jordi Alba merecen que se les respete por sus éxitos y por la historia que han escrito. Decirles que se van en las redes y después, en las mismas redes, anunciar que se quedan es un manoseo con ellos que tanto le han dado al club.  Que Koeman ya los llamó para decirles que se quedan, después de ponerlos en la picota pública, es un acto burdo sin el más elemental atisbo de manejo corporativo…

Decirle, como le dijo alguien del entorno del club a Jordi Alba, que como acababa de obtener su pase de conducir (que nunca quiso tener) que prendiera su carro y se fuera tan lejos que no pudiera volver. No sólo es una falta de respeto sino un acto de desagradecimiento que ofende.

“Que no se engañen quienes creen que Messi ya no dará más en el fútbol”

Messi es la gallinita de los huevos de oro. Que no se engañen quienes creen que ya no dará más en el fútbol. El mejor jugador del mundo le caería bien al PSG al lado de Neymar, Mbappé y Di María. O al lado de Cristiano en la Juventus. O en el City de Guardiola con Agüero, Sterling y De Bruyne.

Cambiar de ambiente y de entorno no le sentaría mal a Messi cuyo karma ha sido haber encontrado algunos dirigentes y técnicos que han pensado que, él solo, todo lo puede.

Estamos viviendo el final de una de las eras más grandes en la historia de equipo alguno en el mundo.

Es la vida. Messi y Barcelona en disputa. Quién lo creyera. Es que, los grandes amores también duelen…

Hugo Illera
Hugo Illera